Kerrispen: la luz que aparece